Puy Díaz

La importancia de reconocer el momento en el que los mayores no pueden vivir solos

Llega un punto en la vida de toda persona anciana en el que hay que plantearse la siguiente cuestión: ¿hasta cuándo esa persona puede vivir sola? Hay casos de enfermedad y dependencia en los que esa pregunta se responde al instante, ya que se hace evidente que esa persona necesita asistencia continua, las 24 horas del día, y se busca la mejor opción para esa persona, que puede ser el ingreso del afectado en una residencia de ancianos, la contratación de un cuidador a tiempo completo o la decisión de que la persona vaya a vivir con sus hijos o familiares más cercanos que puedan hacerse cargo de ella.

¿En qué consiste la fascitis plantar?

El pie es la base de sustentación del cuerpo, su estructura junto con el tobillo es compleja, estando formada por 26 huesos, 33 articulaciones, 22 músculos y 107 ligamentos. Uno de estos ligamentos recibe el nombre de fascia plantar. La fascia plantar, por tanto, es un ligamento largo, plano, delgado, elástico y fuerte situado en la planta del pie, que se origina en el talón y se inserta en la base de los dedos del pie, cumpliendo las funciones de estabilidad del pie, absorción de los impactos o dar forma al arco longitudinal.

La Silicosis, el caballo de batalla de los trabajadores del sector de la pizarra

Hipócrates, el médico de la Antigua Grecia conocido como “el padre de la medicina” fue la primera persona en hacer referencia a la Silicosis, una enfermedad causada por una inhalación prolongada de partículas de polvo de sílice, el cual da nombre a la enfermedad. La sílice es un cristal muy común que se encuentra en la mayoría de lechos rocosos, por lo que esta enfermedad está muy ligada a los trabajadores de la minería, canteras, construcción de túneles, cortes de piedra, fábricas de cementos, explotación de pizarra, etc.