Conoce cómo reducir tu base imponible en el Impuesto de Sociedades

Conoce cómo reducir tu base imponible en el Impuesto de Sociedades

Es el momento de empezar a preocuparse por la presentación del impuesto de sociedades del año 2018, ya que entramos en ese momento del año en el que es más fácil dejarlo pasar que plantarle cara. Para la mayoría de las empresas españolas, que son pymes, la presentación del impuesto de sociedades supone un momento importante del año por la posible carga fiscal que pueda suponer el mismo.

Y es que, un año económicamente bueno en términos de ventas puede empeorarse si no se tiene en cuenta el impuesto de sociedades, un impuesto para el que recordamos hace falta previamente aprobar las cuentas anuales, un proceso que puede no ser del todo fluido en todas las empresas.

La carga fiscal de las empresas está muy ligada a las ventas de los productos o servicios de la misma. Por cada producto que se vende hay que devengar el IVA obligatorio, pero además hay que prever que una parte de la ganancia va a ir destinada al pago del Impuesto de Sociedades, que cada vez aumenta más, algo realmente dañino para la competitividad del sector empresarial español. Porque la mayoría de las empresas españolas se han volcado al sector internacional para conseguir aumentar sus ventas, no solo porque en España el consumo bajó mucho durante la crisis, sino porque las oportunidades que hay en el mercado exterior son realmente buenas para nuestras empresas.

Llegados a este punto, lo que tenemos por delante es saber de qué manera podemos rebajar la Base Imponible del Impuesto de Sociedades. La respuesta no es fácil, ojalá lo fuera pero lo cierto es que la Ley del Impuesto de Sociedades es una Ley bastante compleja para aquellos legos en Derecho. No solo por los tecnicismos jurídicos y financieros, sino porque se han de realizar cálculos bastante complejos en términos matemáticos y económicos. Porque esta Ley mezcla Derecho y contabilidad para llegar a los resultados, algo bastante complejo para algunas personas (entre las que me incluyo).

Las deducciones fiscales son las aliadas para reducir la base imponible

Lo interesante de esta Ley es saber cuáles son las deducciones y bonificaciones que tienen las empresas a la hora de presentar el impuesto, pues de esta manera es cómo se alivia la base imponible del Impuesto de Sociedades. Si eres como yo y no te aclaras de cuáles son las deducciones que pueden aplicarse a tu empresa, lo más recomendable es acudir a un asesor contable y financiero que te ayude. En mi caso confío en la Gestoría Toledano, ya que durante muchos años confiamos en ellos para presentar los impuestos, y nunca hemos tenido ningún problema, sino todo lo contrario.

Pero esta es la opción fácil, que además te ayuda a centrarte en el día a día de la empresa, la opción compleja es coger la Ley y estudiársela. En el artículo de hoy vamos a ver algunas de las deducciones más frecuentes de las que pueden beneficiarse las empresas y que son sin duda una gran manera de gestionar la carga fiscal de manera eficaz.

Antes hablábamos de la competitividad internacional de las empresas, pues bien, existen deducciones por doble imposición internacional, que son aquellas en las que se somete a un mismo acto dos o más impuestos similares. Existe la doble imposición jurídica, que es aquella en la que una empresa se deduce la cuota pagada en otro estado, y la económica que se refiere al doble pago de impuestos por el reparto de beneficios societarios.

Existe una deducción muy interesante por Investigación y desarrollo que puede suponer un estímulo para muchas actividades. Este tipo de deducciones se aplican a las empresas que llevan a cabo actividades de innovación tecnológica, investigación y desarrollo. Pero eso sí, la prueba de estas actividades es bastante compleja.

También hay otro tipo de deducciones para determinadas actividades, como pueden ser las inversiones en producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales, la creación de empleo, y dentro de esta aquellos puestos dedicados a personas con discapacidad.

Por último, vamos a hablar de las bonificaciones que tratan de corregir algunos efectos negativos que se producen en virtud del territorio donde se opera. De esta manera, las empresas situadas en Ceuta y Melilla obtienen importantes deducciones, así como las cooperativas y las rentas obtenidas de servicios públicos locales.

Deja un comentario