Control de calidad en el trabajo, una manera de apostar por el crecimiento y la mejora de nuestros productos y servicios

Control de calidad en el trabajo, una manera de apostar por el crecimiento y la mejora de nuestros productos y servicios

Hacer las cosas bien cuesta menos de lo que creemos y otorga una serie de beneficios que, desde luego, una empresa va a recibir más pronto que tarde. Está comprobado que las entidades que apuestan por la calidad de sus servicios y de sus productos terminan teniendo la capacidad de convencer a una cantidad mayor de clientes. La calidad debe ser innegociable dentro del mundo empresarial porque es el elemento principal con el que hacer negocio. Sin ella, la verdad es que perdemos toda la potencia que podemos llegar a tener si decidimos apostar por ella.

Son muchas las personas que, en el lugar que nosotros hemos reservado para la calidad, pondrían a un elemento como el precio. La verdad es que existe un combate continuo en lo que tiene que ver con lo que es más importante: la calidad o el precio. Nosotros consideramos que el precio no lo es todo porque, evidentemente, lo que va a cautivar a un cliente es si realmente satisfacemos sus necesidades con lo que nosotros vendemos. Si no es así, por mucho que el precio sea bajo no servirá para que ese cliente regrese a nuestro negocio.

Son muchas las noticias que destacan el aumento de la calidad de las empresas en un país como el nuestro. Así lo asegura un artículo que fue publicado en el diario El País, que asegura que se ha producido un salto de calidad (nunca mejor dicho) en lo que tiene que ver con la calidad de las empresas de nuestro país. Está claro que eso ha sido fundamental para que las entidades de nuestro país salgan de la crisis y para que la actividad económica en España se refuerce de una manera extraordinaria de un tiempo a esta parte.

Una noticia que fue publicada en el portal web Cámara informaba de que es realmente importante poner algunas normas de calidad en una empresa para tratar de mejorar procesos, de conseguir una mayor satisfacción del cliente y de, en definitiva, mejorar como negocio, algo de lo que la gente está muy pendiente y que pone de manifiesto cuál es el valor real de ese negocio y si, en efecto, es el más indicado para tratar de resolver nuestros problemas y darnos esa solución para la que estamos pagando. Saber esto es básico para poder actuar en consecuencia.

Son muchas las empresas que están desarrollando acciones para mejorar en todos y cada uno de sus procesos. La mayoría de ellas está tratando de hacerlo a través de varios proveedores a los que encuentran en Internet. De hecho, los profesionales de una entidad como Q-Bo, especializada en la realización e instalación de un software destinado a mejorar la calidad de los procesos de las empresas, nos han comentado que ha crecido de una manera increíble el número de clientes que han solicitado sus servicios de manera online en el último año.

Unos resultados que se notan 

Lo mejor de todo lo que os estamos contando es que los resultados que se desprenden de estas acciones están demostrando que apostar por la calidad funciona y que lo hace de una manera realmente muy importante. Desde luego, es evidente que si decidimos apostar por productos y servicios de calidad tendremos más opciones de llegar a un público más amplio y de demostrar que ese tipo de personas puede confiar de una manera plena en nosotros. Y no hay vínculo más grande entre un negocio y sus clientes que el de la confianza.

Otra de las grandes ventajas de todo lo que os venimos comentando tiene que ver con que apostar por la calidad es algo que le va bien a todos los negocios, con independencia del sector al que se dediquen y con independencia, también, de su potencia y de si se trata de empresas grandes o pymes. Desde luego, todo lo que tenga que ver con calidad es una inversión porque terminará provocando que tengamos mayores beneficios. Pero la calidad, en ningún caso, debemos considerarla como un gasto. Son muchas las razones que tenemos para evidenciar este asunto.

Todavía hay muchos negocios en España que tienen márgenes de mejora en lo que respecta a un asunto como lo es el de la calidad. Por desgracia, no todo el mundo rema en la misma dirección. Pero lo cierto es que, teniendo en cuenta el entorno digital en el que ya se mueve nuestra sociedad, todos y todas tenemos al alcance de la mano una posibilidad de mejorar que no podemos desperdiciar. Esta mejora se produce mucho antes de lo que podemos llegar a imaginar. Así que conviene que, al menos, tengamos en consideración un asunto como del que venimos hablando. Estamos convencidos de que nadie se va a arrepentir. Y es que todo lo que nos sirva para mejorar nos será de gran utilidad con independencia de dónde y para quién trabajemos.

 

Deja un comentario