El kit de emergencia que siempre debes llevar en tu coche

El kit de emergencia que siempre debes llevar en tu coche

Si vas a emprender un viaje largo por carretera, es importante que sepas que las normas de Tráfico exigen ciertos elementos que debes llevar en el coche para poder circular con todas las de la ley; y que además de este equipamiento obligatorio, también debes hacerte un kit de emergencia con otros accesorios que, aunque no son un requisito,  si pueden serte muy útiles para tu seguridad o para evitarte problemas en caso de emergencia o avería. Sigue leyendo y descubre cuales son.

Equipamiento obligatorio en el vehículo

Como dijimos anteriormente, los automóviles han de llevar algunos elementos que son obligatorios y que siempre tienen que estar en el vehículo por si tuviéramos que necesitarlos en algún momento.

Por ejemplo, la Dirección General de Tráfico estipula al menos dos elementos obligatorios que debes llevar como equipamiento de tu vehículo: los triángulos de señalización para desplegar en caso de una avería en la carretera y, por lo menos, un chaleco reflectante de alta visibilidad. Esto con el fin de garantizar la seguridad de todos los pasajeros del vehículo en caso de un accidente.

Sin embargo, cualquiera que haya tenido que atender emergencias en la carretera sabe que se necesita mucho más que estos dos elementos para contener correctamente la situación. Algunos de ellos son:

  • Dos dispositivos portátiles de señalización de peligro homologados, mejor conocidos como triángulos.
  • Un chaleco reflectante de alta visibilidad, también homologado. Es aconsejable que el chaleco se encuentre dentro del habitáculo  y no en el maletero, de forma que puedas llevarlo puesto antes de bajarte del coche.
  • Fábrica de Ruedas Llopis recuerda la obligatoriedad de llevar siempre una rueda de repuesto. La rueda puede ser de tamaño normal, auxiliar (ruedas de galleta), o ser sustituida por un kit antipichazos.
  • Documentación: el carné de conducir, ficha técnica, permiso de circulación y pegatina de haber superado la ITV.
  • Herramientas necesarias para el cambio de rueda o para solucionar problemas más sencillos: destornillador, tanto de estrella como plano, llave inglesa, alicates, martillo, etc., así como también, cables de batería. Eso sí, no creas que necesitas llevar en el coche una caja de 256 piezas con un montón de utensilios. Con un destornillador de tamaño medio de estrella y otro plano, unos alicates para hacer fuerza y un juego de llaves Allen será más que suficiente. Piensa que lo máximo que puedes hacer es apretar algo que se ha soltado. Por ejemplo, un tornillo de la matrícula. Por otra parte, comprueba que la llave de vaso que lleva el vehículo para desmontar la rueda en caso de pinchazo es de buena calidad; algunas se deforman tras quitar el primer tornillo y se quedan casi inservibles. Si es así, lleva otra mejor.
  • Cadenas. Son obligatorias para circular por ciertos lugares, por lo que es bueno llevar un juego de cadenas (sean metálicas o textiles) o neumáticos de invierno.
  • Al igual que pasa con las cadenas, al circular por ciertas zonas un martillo puede ser de mucha utilidad. Esta herramienta puede salvarte la vida en caso de que quedes atrapado dentro del coche y necesites romper las ventanas para poder salir, por ejemplo en alguna nevada muy fuerte o un accidente. De ser posible, elige uno de los modelos que traen incorporado un cúter, pues te puede servir para cortar el cinturón de seguridad también en caso de no poder. Por supuesto, debes colocarlo dentro del coche, en un lugar al alcance de tu mano.
  • Si el vehículo es de transporte público, mixto o de mercancías, o una masa máxima autorizada de más de 3.500 kg, debe de llevar un extintor. Puede que un extintor pequeño no pueda apagar todo un coche envuelto en llamas, pero ayudará a contener el incendio mientras llega la ayuda necesaria e incluso, en un escenario más trágico, puede ser vital para salvar de las llamas a una de las víctimas. Ten en cuenta que los extintores pierden presión si no son revisados periódicamente, así que asegúrate de que el tuyo esté en buen estado antes de salir de viaje.
  • Linterna: aunque es uno de los elementos de seguridad infalibles en los coches españoles, es muy común que cuando verdaderamente la necesitamos nos topamos con que la hemos olvidado en casa o tiene las baterías gastadas o estropeadas. Para evitar esta situación, ten una linterna especial solo para el coche, la cual puede ser de recarga manual o que tenga un par de baterías de repuesto.
  • Botiquín: este es uno de los elementos básico para llevar en cualquier viaje, por lo que es conveniente tener uno exclusivamente para tu coche. En este debes incluir tiritas, guantes plásticos esterilizados, pinzas de extracción, vendas, alcohol, yodo y pastillas genéricas para dolores de cabeza o cuerpo. Además de los elementos necesarios para protegernos del COVID 19 que son tan imprescindibles hoy en día. Eso si, ya que  algunos de estos elementos son perecederos, conviene revisarlos cada vez que vayas a salir de viaje y reemplazarlos en caso necesario.
  • Alambre, cuerda, pulpos, bridas: debes incluir cualquier material que sirva para sujetar piezas desprendidas del coche -o el coche mismo en caso de avería-. Los daños por desprendimiento son muy comunes en modelos viejos o en viajes por carreteras con el asfalto en mal estado.
  • Rascador de hielo (en caso de bajas temperaturas) y paraguas.
  • Teléfono móvil cargado. Además, recuerda que ya que no se puede usar circulando sin un dispositivo manos libres, también debemos incluir uno. Nunca olvides tu móvil en casa, este es tu manera de pedir ayuda en caso de algún accidente o imprevisto.

Elementos que ya no son considerados de carácter obligatorio

Desde que entró en vigor la última reforma de la Ley de Tráfico ya no es obligatorio llevar en el coche el recibo del seguro del coche; ya que ahora, los agentes de tráfico pueden consultar el fichero informativo de vehículos asegurados (FIVA), para comprobar si el vehículo tiene el seguro en regla.

No obstante, aunque no es obligatorio, te recomendamos que intentes incluirlo con el resto la documentación del vehículo. No cuesta nada y puedes evitarte problemas si, por la razón que fuera, no constara la existencia del seguro o fuera posible en el momento conectar con eses fichero informatizado para obtener la información.

Lo mismo pasa con el par de gafas extras que antes era tan vital; sin embargo, si siempre es bueno tener unas para evitar un mal chasco.

Por último, en cuanto al juego de lámparas de repuesto, tampoco es ya obligatorio. Y es que cada vez hay más coches con faros de xenón o led, cuya sustitución solo se puede realizar en un taller profesional.

Elementos no obligatorios pero útiles

Además de los elementos que hemos mencionado anteriormente, existen otros más que aunque no son una exigencia de parte de la ley, si que pueden ayudarte con cualquier eventualidad durante el camino. Algunos de estos son:

  • Elementos para fijar, como cinta adhesiva, alambre, etc. Nos pueden sacar de un apuro para sujetar, por ejemplo, un retrovisor que se ha quedado descolgado. Por ejemplo, la cinta adhesiva, ya sea aislante o americana, además de servirte para lo mismo que una cuerda, también puede hacer que resuelvas problemas puntuales menos urgentes, como por ejemplo sujetar una pieza del habitáculo que vibra y molesta con el ruido.
  • Bolígrafo, papel y parte de accidentes. Pueden servir para dejar notas, apuntar algún dato, para rellenar un parte de accidente, etc.
  • Cargador para el móvil. Ya que nuestro móvil es un elemento tan vital hoy en día, debemos estar preparados por si se queda sin batería y nos deja incomunicados, por ejemplo, al querer llamar a una grúa. Pero sobre todo si usamos aplicaciones de navegación tipo Waze o Google Maps, ya que el uso del GPS gasta mucha batería y de forma rápida.
  • Bolsas de plástico o tela. Pueden servirnos tanto para hacer una compra, transportar algo del coche a casa, o incluso para meter cosas dentro y atarlas a algún gancho para que no se mueva por todo el maletero. Son útiles también para ponerlas en el suelo y no mancharnos si tenemos que arrodillarnos a cambiar una rueda. O incluso por si esto lo tienes que hacer bajo la lluvia y tienes que usar la bolsa de chubasquero, como las señoras de antes.
  • Trapo. Llevar un trapo en el coche siempre nos va a ser útil. Por ejemplo, te sirve para quitar el polvo del salpicadero u alguna otra mancha que pueda empañar tu visión.
  • Recipiente vacío: este elemento puede parecer un poco estrafalario, pero te puede resultar muy útil, por ejemplo, para transportar gasolina si tu coche se ha quedado tirado en la mitad de la vía o para transportar agua si el limpiaparabrisas se ha quedado seco. Incluso, este puede ser  algo tan sencillo y fácil de adquirir como una botella de agua.
  • Una manta. Puede abrigarnos cuando lo necesitemos o hacer de almohada improvisada si la doblamos. Incluso puede ayudarnos a apagar un fuego.

 

Deja una respuesta