La primera impresión en ventas

La primera impresión en ventas

Tratar el tema de la imagen puede ser un poco polémico, pero la realidad es que en el sector de las ventas es algo fundamental. En éste, y en todos los ámbitos de la vida, no hay segundas oportunidades para dar una buena impresión. La primera impresión que una persona causa en otra, impacta y comunica, creando una imagen preconcebida de la persona que tenemos delante, que en muchos casos puede ser errónea, pero que determina en cierta manera las siguientes interacciones. De ahí que la imagen personal sea tan importante en ventas.

Nuestra imagen personal es la primera venta

La primera impresión que vamos a causar en un futuro cliente preocupa a cualquier red de ventas. Es por eso que, cualquier empresa ya sea grande o pequeña debe preocuparse por cómo la imagen personal de sus empleados puede afectarle y aprovecharla, también, como técnica de venta.

Cada uno de los vendedores de la empresa son la empresa en sí misma. La imagen personal de cada trabajador debe ir en consonancia con la filosofía y objetivos de la empresa, ya que mientras desarrolla su trabajo se convierte en una extensión de la marca.

No hay que confundir imagen física con imagen personal, aunque indiscutiblemente la primera forma parte de la segunda. Sin embargo, se trata de algo más: comunicación no verbal y actitud. ¿Y por qué decimos que es la primera venta? Porque todo es percepción. Si los clientes perciben lo que se considera una buena imagen, concluirán que a la marca le está yendo bien, que se trata de una compañía de éxito y esto inmediatamente se traduce en confianza por el producto y por la persona que representa a la marca. Es una asociación inconsciente, que se hace a nivel mental, y que puede hacer aumentar las ventas en tu negocio.

Los puntos que se consideran clave para mantener una imagen personal cuidada son:

  • Ser conscientes de nuestra comunicación verbal prestando atención a la voz, el tono, la modulación y su intensidad. Evitar ser monótonos cuando nos dirigimos a los clientes y utilizar los silencios, dándole cierto margen al cliente, pero con cuidado de no llegar a hacer que se sientan incómodos.
  • Ser cuidadosos con nuestros gestos y posturas. El 93% de la comunicación no tiene palabras, por lo tanto, tenemos que llevar cuidado con lo que trasmitimos con el cuerpo. Si lo que decimos no encaja con nuestra forma de expresarlo, seguramente generaremos duda y desconfianza en nuestro interlocutor.
  • Higiene: un aspecto cuidado mejora las distancias y nos hace sentir más confiados. Es importante llevar especial cuidado en las manos y el pelo, que tienen mucho peso en la imagen que se proyecta.
  • Ropa: conocer el código de vestimenta de la empresa es básico. Si no es obligatorio el uso del uniforme, saber combinar las prendas y hacerlo con estilo nos da personalidad. Invertir en vestuario nos da confianza y seguridad. Por supuesto, las prendas deben estar impecables: limpias y perfectamente planchas, si lo necesitan.

Es muy importante que, aunque sepamos la importancia de combinar adecuadamente imagen física, actitud y comunicación no verbal, no confundamos la puesta en escena con intentar engañar a nadie. Lo principal es que, dentro de este rol más comercial, no dejemos de ser nosotros mismos. Se trata de sacar lo mejor de uno mismo, destacando nuestras cualidades, pero sin perder nuestra personalidad.

Publicidad en el lugar de Ventas

De la misma manera que nuestra imagen forma parte de la marca, la forma en que se lleva a cabo la exposición y la gestión del producto es otra importante estrategia para vender más. Sabemos que el 40% de las decisiones de compra se toman en el mismo punto de venta, por lo que cada vez se hace más necesario hacer hincapié en la imagen que recibe el consumidor de la exposición del producto.

La Publicidad en el Lugar de Venta, es una herramienta de marketing que tiene entre sus objetivos finales la venta del producto y la fidelización de la clientela, agilizando a su vez, el proceso de venta física. Para que esto pueda llevarse a cabo, tal y como nos explican los profesionales de Artesanias Oviedo, la fabricación de expositores y PLV, debe ajustarse a las necesidades del cliente, del producto en cuestión y del lugar en que vayamos a hacer uso de él. Dejando un lado las características personales de cada empresa, hoy en día, este tipo de estrategias son necesarias para aumentar los beneficios. Encontrar una empresa que sea capaz de ofrecernos soluciones personalizadas, innovadoras y de calidad, para la exposición del producto se ha convertido en algo indispensable, dada la importancia de la imagen y su incidencia en las ventas.

Dependiendo de cuál sea el objetivo de la publicidad que vayamos a hacer podemos decantarnos por:

  • Displays: si lo que pretendemos es dar visibilidad a una nueva promoción o evento. Son elementos versátiles que se pueden transportar fácilmente, para colocarlos en los puntos calientes del negocio.
  • Expositores: si lo que queremos es promocionar un producto específico. Podemos elegirlos de pie o de sobremesa. Mediante bandejas, permite organizar y almacenar el producto, presentándolo de la mejor forma al cliente. Sacar un producto del lineal y ponerlo en un expositor aumenta sus ventas de manera considerable.
  • Box: es ideal si lo que buscas es almacenar el producto y mostrar una parte a la venta. Los hay de diferentes tamaños, para que se puedan adaptar tanto al espacio como al producto.

Las ventajas de llevar a cabo PLV son sin duda variadas. Además de ofrecer visibilidad a los productos, lo que se ve traducido en un incremento de las ventas, (en esto tienen mucho ver las compras compulsivas), es una gran ayuda para reforzar la imagen de tu marca.

Cuidar la calidad de todas estas herramientas nos hará parecer profesionales y de confianza. Colocar el producto de manera ordenada, cuidada y limpia, los hará más apetecibles para el comprador. Analizar dónde vamos a colocarlo y qué tipo nos conviene más, es parte del proceso de diseño que podemos pedir que lleven a cabo por nosotros en una empresa de confianza.

En esta época, en que todo nos llega primero por los ojos, cuidar de la imagen es cuidar de tu negocio.

Deja una respuesta