Los más pequeños lideran el cambio de tendencia en el cuidado de nuestra salud dental

Los más pequeños lideran el cambio de tendencia en el cuidado de nuestra salud dental

Son momentos ideales para empezar a cuidar en mayor medida de nuestra salud, una cuestión por la que muchas personas parecían poco preocupadas hasta hace no demasiado tiempo pero que ha pasado a ser la principal preocupación para la sociedad española en general desde que el coronavirus forma parte de nuestras vidas. Es evidente que la situación es delicada y que solo en momentos así es cuando el grueso de la gente se da cuenta del tesoro que tiene cuando dispone de una buena salud. Es algo que solo solemos valorar cuando lo perdemos o cuando lo vemos en peligro.

Uno de los aspectos de la salud que, además de todo ello, solemos tener menos en cuenta es el que afecta al estado de nuestros dientes. La verdad es que, en España, nunca hemos sido muy dados a cuidárnoslos de una manera constante. Siempre hemos estado bastante por detrás en los ránkings de países que mejor salud bucodental presentan. Y no cabe la menor duda de que mejorar esos registros es una de las cuestiones que tenemos pendientes de cara a los próximos años. Aunque también es cierto que se está experimentando una tendencia positiva en los últimos años en España.

Un estudio publicado en la página web oficial de Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social indicaba algunos de los aspectos generales que rodeaban a la salud dental en el año 2017. En términos generales, el estudio aseguraba que estaba aumentando la salud bucodental de los españoles, tanto en lo que tiene que ver con la gente que se cepilla los dientes a diario como en lo que respecta a la asiduidad con la que se acude al dentista para obtener los consejos y los tratamientos necesarios para conseguir mejoras para la salud dental propia.

Por otro lado, la revista Pediatría Atención Primaria informaba de que sigue existiendo un tipo de problemas que deben preocupar al sector dental y al que hay que prestar atención. En concreto, se refiere a la prevalencia de caries dental en escolares de educación infantil en las zonas donde el nivel de vida es bajo. Es evidente que la caries es uno de los problemas más comunes en lo que tiene que ver con la salud dental, pero no cabe la menor duda de que el hecho de que aparezca entre los más pequeños es un riesgo añadido que hay que solventar.

La salud dental es una de las ramas de la salud que más suele ser olvidada por parte de la población, al menos por parte de la española. Y eso incide muy negativamente en la vida de la gente de nuestro país, porque pocos dolores y problemas son más molestos que el que puede ocasionar un dolor de muelas. No obstante, hay un cambio de tendencia que nos hace creer que las cosas están cambiando en el interior de nuestras fronteras. Y es que, según nos cuentan desde la clínica Íntegra Clinic, cada día son más las personas que parecen interesarse por su salud dental, entre las cuales destaca un grupo de población: los más pequeños.

Una ventaja de la actitud de los más jóvenes

Hay una cuestión muy positiva en el hecho de que hayan sido los más jóvenes quienes hayan puesto un interés especial en el cuidado de la salud bucodental, y es que, si consiguen adquirir esos hábitos de cuidado que tan importantes son, estamos convencidos de que, dentro de algunos años, inculcarán esos valores a sus hijos, lo que permitirá que, poco a poco, siga creciendo el volumen y porcentaje de gente que cuida bien de sus piezas dentales.

Eso es justo lo que se está buscando en un país como el nuestro, que no se puede permitir ser uno de los peores de Europa en lo que tiene que ver con el cuidado de la boca. Ni que decir tiene que los dentistas hacen lo posible para alertar de los riesgos que tiene no cuidar de la salud bucal y que su trabajo ha sido muy importante para empezar a cambiar las cosas en un momento como en el que nos encontramos.

La salud dental merece diez minutos de nuestro tiempo cada día, que es lo que tardamos en lavarnos los dientes las tres veces que es recomendable. Con esos diez minutos, conseguimos salvar muchos problemas a largo plazo. Problemas que tienen que ver de una manera directa con nuestra felicidad y bienestar. Y es evidente que nadie quiere que esas dos cuestiones se vean alteradas o perjudicadas por lo que pueda suceder en nuestra boca. Es algo que consideramos lógico y que, desde luego, tenemos que promover para intentar ser un ejemplo en lo que respecta al cuidado de la salud bucodental.

Deja una respuesta