Cómo reconocer la calidad en el dentista

Cómo reconocer la calidad en el dentista

Uno de los momentos más difíciles en la vida de una persona con miedo al dentista, es cuando no tiene más remedio que acudir al mismo. En ese momento, la persona con miedo al dentista reza todo lo que sabe, aunque luego el tratamiento no es para tanto, porque la mayoría de intervenciones dolorosas se realizan con anestesia.

Lo que es más doloroso es darte cuenta de que el resultado tras la intervención no es el que debería por error del dentista. Esto pasa cuando el dentista al que vamos no es de confianza, es decir, no tiene la suficiente experiencia o no ha puesto su atención para que el tratamiento sea exitoso.

Esto es algo de lo que se quejan algunos pacientes cuando acuden a cadenas de clínicas dentales, como es el caso de iDental, una empresa que tras quebrar dejó a muchos de sus clientes sin terminar los tratamientos, o directamente éstos fueron engañados y sometidos a tratamientos diferentes a los que requerían.

Pues bien, con el fin de que esto no ocurra, en el artículo de hoy ofrecemos una pequeña guía para identificar a un dentista profesional de aquel que no lo es. Esto viene muy bien cuando tienes que acudir a un dentista en una ciudad en la que nunca has estado, lo que es algo normal hoy en día con la globalización.

En qué debes fijarte

Una de las manías que tiene mucha gente, y que está muy bien, es comprobar los números de colegiado, así que asegúrate de que el dentista está colegiado. Para saber si un dentista está colegiado podemos pedirle directamente el número de colegiado y, posteriormente, comprobarlo en la página web del Colegio Oficial de Odontólogos del lugar dónde trabaje.

Otra de las cosas que indica que un dentista es de calidad es la duración de la visita, desconfía si la visita es muy corta. Cuando acudes por primera vez a una clínica dental deben realizarte una exhaustiva exploración para determinar el estado de salud general de tu boca. El profesional te explicará el tratamiento, la duración y las pruebas necesarias.

Siempre debe ser un odontólogo el que te atienda y el que, además, se haga responsable del tratamiento. Es decir, nada de un rápido vistazo como excusa para pasarte un presupuesto sin antes recibir una explicación completa de tu estado bucodental, como hacen los comerciales. Por cierto, también podemos ponernos en guardia si el centro al que acudimos tiene una rotación muy alta de personal o no nos atiende el profesional que queremos.

En la salud bucodental hay que primar la calidad por encima del precio, ya que los tratamientos gratuitos y/o milagrosos pueden tener siempre un lado oscuro. Aunque no se puede generalizar, las cadenas de clínicas dentales que han proliferado en los últimos años son las más empeñadas en “mercantilizar” la salud de nuestra boca. Eso sí, para otro post queda en análisis de los elevados márgenes con que trabajan los “dentistas de toda la vida”.

Por último, confía si el dentista está a la última en tecnología. Es nuestro derecho y el deber de un profesional de este sector poner a disposición de sus pacientes el material y la tecnología más avanzados. Si lo que observamos en la clínica es un equipamiento y un material obsoleto, es evidente que lo que se busca es el ahorro de costes. De manera que, si tiene planificada su visita al dentista, hay que prestar atención a si utiliza nuevas tecnologías digitales, porque significa que esa clínica está a la última en tecnología.

Hemos hablado por encima del material, pero éste también es importante. El material con el que trabaja el dentista tiene que ser de calidad y que cumpla con las reglamentaciones correspondientes. Si piensas que el material con el que trabaja el dentista no está limpio o no te da seguridad, no dudes en preguntar e incluso en irte.

Un lugar dónde poder encontrar material de calidad, y ver cómo es el mismo, es en La Tienda del Dentista, una empresa dedicada en exclusiva al odontólogo, dentista, estomatólogo, clínica dental y al sector odontológico en general, con innovadoras y transformadoras propuestas para la adquisición de equipamiento dental y todo lo que se relacione con la profesión dental.

Deja un comentario