El consumo de productos artesanos, sinónimo de una apuesta por nuestra propia salud

El consumo de productos artesanos, sinónimo de una apuesta por nuestra propia salud

El consumo de alimentos, como tantas otras cosas en la vida, también responde a las modas y tendencias que van surgiendo con el simple paso del tiempo. A nadie le sorprende que así sea porque probablemente todos y cada uno de nosotros y nosotras, sin ni siquiera ser conscientes de ello, formemos parte de alguna de esas tendencias. Y es que la alimentación, como tantos otros sectores de consumo o de producción, puede cambiar en función de las nuevas modas que se produzcan tanto dentro como más allá de nuestras fronteras.

En lo que tiene que ver con el sector alimentario, hay un determinado tipo de productos que se han convertido en tendencia durante los últimos años. Hablamos, como seguro que más de uno ya estáis sospechando, de los productos artesanales, que han demostrado ser más sanos y que en muchas ocasiones no llevan todos esos aditivos que pueden tener otros alimentos. Más en concreto, tenemos que decir que ha sido el pan artesanal el que más de moda se ha puesto, al menos en España. Y es que los españoles tenemos claro que el pan artesanal no solo es más sano, sino que, además, está más sabroso.

Hagamos un breve resumen de cómo se encontraba la industria panadera hasta hace no demasiado tiempo, en los años 2012 y 2013, momentos en los que comenzó a ponerse de moda la panadería artesanal en todo nuestro país. Una noticia que fue publicada en el portal web Qcom informaba de que la producción de pan en el primero de esos años, el 2012, había sido de 701.000 kilos aproximadamente, mientras que había ascendido a 728.000 en lo que respecta al año siguiente. En lo que respecta a la facturación, se habían generado 353 millones de euros gracias a estas labores en 2013 (frente a los 331 millones del año 2012) y empleaba a 5.000 personas de manera directa.

El aumento de ese consumo y facturación que os indicamos respondía a una mayor demanda de pan artesanal. Y es que todo el mundo empezó a ser consciente de las grandes ventajas que venían asociadas al consumo de productos artesanos. Las panaderías y bollerías artesanales sacaron provecho de ello y no solo se convirtieron en las más visitadas por la clientela, sino que además consiguieron establecer una muy buena imagen de marca que les generó muchos beneficios y no solo económicos.

La apuesta por lo artesanal es algo que ha marcado a las panaderías y las bollerías en los últimos tiempos, principalmente porque los productos artesanos son concebidos como más sanos. En España ha crecido el número de establecimientos que ofertan este tipo de productos y que, además, permiten el consumo de productos de esta familia recién hechos. Los profesionales de Cool Bakery nos han comentado que la preocupación por el consumo de productos de alta calidad y cuyos componentes sean saludables ha crecido muchísimo entre sus clientes más habituales. Y esa es una muy buena noticia.

Un consumo de pan que cae… pero que es cada vez más sano

Una noticia que fue publicada en la página web oficial de la agencia de noticias EFE indicaba que el consumo de pan en un país como el nuestro era, según los datos de octubre de 2017, de 34’12 kilos por persona y año. Indicaba el texto que ese era un dato más reducido que el del año anterior (se había rebajado ese consumo en un 2’6%) lo cual, unido al descenso de años anteriores, indicaba que el consumo de pan parecía vivir un periodo de cierta crisis en el interior de nuestras fronteras.

Sin embargo, y a pesar de ese dato, es evidente que el consumo de pan en España ha cambiado de mentalidad y que, ahora, lo que manda es el consumo de pan artesano. Es una buena noticia que así sea en medio de una sociedad en la que, en muchas ocasiones, se valora demasiado el consumo de alimentos y productos que no son de buena calidad. La verdad es que es necesario que siga aumentando la preocupación por la buena alimentación. Y los productos artesanales son la llave para conseguirla.

Estamos convencidos de que va a seguir creciendo ese número de personas que, por unos motivos o por otros, va a empezar a focalizar su atención en los productos que son artesanales. Desde luego, es una necesidad muy grande que esto se produzca. En España hemos tenido problemas de alimentación, sobre todo entre los más jóvenes, y creemos que es hora de que eso dé un cambio que nos permita constituirnos como una sociedad que realmente valore y apueste por una alimentación que realmente merezca la pena y que implemente mejoras en lo que respecta a nuestra salud.

Deja una respuesta